miércoles, 24 abril 2019

Saber del Científico

E-mail

 

Las insuficiencias, de la inteligibilidad propia del sentido común, en tanto que saber primitivo, explican la formación progresiva del saber científico como búsqueda de un conocimiento desinteresado, menos relativo al observador, por consiguiente, más libre de toda subjetividad y, de este modo, comunicable y universal. Estos son los principales aspectos de este saber, que floreció a partir de siglo XVII.


expertosUn idealista, nunca podrá comprender que hay ciertas cosas que no han de ser probadas, pues son evidentes por sí mismas; así, la experiencia inmediata del mundo corporal. Encerrado en el reino del pensamiento puro, donde todo es cuestión de razonamientos y de pruebas, el idealismo no puede comprender que hay otro mundo, el de la experiencia de lo real, que es algo dado y no el fruto de un razonamiento. Cuando, tal idealista tropieza con la vida cotidiana o experimenta un dolor cualquiera, se ve obligado a admitir la inutilidad de una prueba. "Por tanto, decía, P. Chambadal, no es a los idealistas a quienes incumbe la carga de la prueba, sino a aquellos que afirman la realidad objetiva del mundo exterior. Ahora bien, ya hemos visto que, por muy arraigada que esté en los cerebros, la concepción realista nunca ha podido ser probada".


El saber científico, representa inmenso progreso con relación al saber vulgar, alcanza una comprensión del mundo más profunda, situada en un nivel de abstracción muy alto, y, por otra parte, inevitablemente desemboca en cierto empobrecimiento desde el punto de vista antropológico. Al describirle por estas diversas características, podría pensarse equivocadamente que este saber no es sino un desarrollo homogéneo del saber vulgar; por ello, conviene percibir claramente su profunda originalidad, es decir, la forma en que realiza el contacto del hombre con la naturaleza.

 
Red de Sitios Latinos
 
Latinos