martes, 31 mayo 2016

Expertos.us

E-mail

 

Es tentador definir al experto simplemente, como el que conoce sobre un campo delimitado del saber. Pero, este enfoque encuentra rápidamente sus límites, en cuanto se reconoce la necesidad de diferenciar el experto del científico o incluso del especialista. El experto, se define en efecto menos en sí mismo, que como el vector de una respuesta a una solicitud de conocimiento.


expertosEl científico controla el conocimiento de un ámbito dado, pero suponiendo este conocimiento una realidad en sí, puede generalmente estar formalizado y considerarse objetivo. En otros términos, el científico está al servicio de su conocimiento. El experto, en cambio es más bien maestro de un conocimiento, que integra naturalmente elementos de conocimiento, pero que tiene en cuenta una experiencia y transmitirlos de modo no formalizado. El experto, es así portador de su conocimiento y es bajo este título como él exhibe su conocimiento.


En comparación con el especialista, se espera del experto que se exprese y tome partido en debates o consultas a su alcance. Además, de la calidad del especialista, el experto se define pues como el hombre capaz emitir un juicio sobre un tema e intervenir en los debates que le conciernen.


Se percibe en esta fase que el experto debe tener tres grandes cualidades:


• Poseer un conocimiento que no esté excedido por el del científico.
• Tener la capacidad a causa de su experiencia y de una integración de conocimientos variados, de expresar juicios que se estiman pertinentes (sagacidad).
• Revelarse apto para comunicar y para participar en debates abiertos tanto con responsables como con no expertos.


Este cuadro es revelador de los puntos de debilidad potenciales del experto: no ser bastante sabio, carecer de juicio (el más grave) o comunicar mal. Pero se da cuenta de que se puede acusar al experto de comunicar "demasiado", bien y de encubrir así posibles insuficiencias de fondo.


Llame Gratis:  1-866-EXPERTOS  (1-866-397-3786)

 
Latinos